Adiós a Rocamadour, reseña de libro

Adiós a Rocamadour

Dios, si existiera, sería un cuento corto… aunque eterno.

Una microficción siempre es un relámpago. La microficción sugiere, evoca, oculta,

descubre. La microficción es un duende. Lo dijo Marcial Fernández y Antonio Sonora

Adiós a Rocamadour (Atemporia / Museo Biblioteca Pape, 2011) es una fábrica

de fantasías que no admite despilfarros, desfalcos, desvíos, ni mucho menos operar en

Historias donde un aprendiz de escritor y una niña que bautiza a las estrellas

caminan de la mano; donde una pareja intenta capturar el momento perfecto de las

Adiós a Rocamadour es un armario lleno de videos caseros, máscaras,

mariposas, fetiches y mapas, que desea ser explorado; un hermoso extranjero dormido a

la orilla de un sembradío de flores.Adiós a Rocamadour

En Adiós a Rocamadour las líneas se escapan de la mano buscando circos o un

Antonio Sonora pica la piedra de lo cotidiano hasta dar con la pepita de lo

fantástico y nos ofrece historias que prometen no abandonarnos a pesar del trabajo, la

Pero como los cuentos deben escucharse de su propia voz y no de terceros, me

permito compartirles una historia que ejemplifica lo brevemente mencionado:

Play. Él tiene una rutina única que lo hace olvidarse de sus penas. Cuando ella está

gritando y le reclama las cosas que ha perdido por estar a su lado, él se imagina

descuartizándola salvajemente con un cuchillo de cocina. Se ha comprado un

delantal y cada tarde le da filo al más grande cuchillo con que ella corta la carne.

Secretamente ha practicado los puntos exactos de los cortes, basado en cómo los

carniceros destazan los animales.

Pero mientras pasa el tiempo, el cuchillo se ha quedado sin cortar su cuello,

el delantal está intacto y blanquísimo. El no ha tenido el valor. Ahora ella ha

empezado a gritarle. Él va rumbo a la cocina y tiene el cuchillo en sus manos. Ella

se acerca y parece una res aproximándose. Más. Aún más. Cada vez más cerca

hasta casi cortarle la respiración. Él tiene el cuchillo en sus manos, levanta el

brazo, cierra los ojos, está decidido. Corte.

Este tipo de duendes brincan de las páginas de Adiós a Rocamadour sorprendiéndonos,

haciéndonos reír maliciosamente.

Por todo esto, despedimos a Rocamadour y le damos la bienvenida a Antonio

Informes y ventas: antoniosonora@hotmail.com

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *